Género e índice de masa corporal modifican el efecto de cantidades crecientes de café con cafeína en la concentración de la insulina y la glucosa postprandial: un ensayo clínico aleatorio controlado

28-04-2017

El estudio tiene como objetivo evaluar los efectos de diferentes cantidades de café sobre la concentración de glucosa e insulina en la sangre de personas saludables y evaluar posibles efectos modificadores por sexo y categoría de índice de masa corporal (IMC). Se llevó a cabo un ensayo clínico aleatorizado tipo crossover con 33 voluntarios, 16 mujeres y 17 hombres entre 19 y 44 años. En la mañana de cada día de estudio, los participantes recibieron una comida acompañada de 200mL de agua o café instantáneo con 3 o 6 mg de cafeína/kg peso. Se obtuvieron muestras de sangre que se analizaron para concentraciones de glucosa e insulina durante el ayuno, inmediatamente después del consumo de la comida y en tiempos estandarizados durante las siguientes 3 horas. Entre los resultados encontraron que el consumo moderado de café (2-4 tazas al día) retrasa el aumento de insulina en respuesta a la comida y la disminución de la glucosa desde sus niveles pico en todos los participantes del estudio. El área bajo la curva incremental de la glicemia evidenció diferencias estadísticamente significativas entre las intervenciones (p=0.009) con ambas cantidades de café las cuales indujeron una mayor área comparada al agua. Los análisis secundarios mostraron que esto puede ser más evidente para las mujeres e individuos con sobrepeso u obesidad. Adicionalmente, el café, particularmente la dosis de 6mg, puede estar disminuyendo la concentración de insulina los treinta primeros minutos después de su consumo comparado con agua, en hombres e individuos con sobrepeso u obesidad. En conclusión, el café ejerce un efecto agudo sobre las concentraciones de glucosa e insulina postprandiales. Este efecto puede estar modificado por el sexo y por sobrepeso u obesidad. Estudios futuros pueden dirigirse a elucidar los mecanismos mediante los cuales se producen dichos efectos.

Gavrieli A., Fragopoulou  E., Mantzoros C.S.., Spyreli E., Yannakoulia M. Gender and body mass index modify the effect of increasing amounts of caffeinated coffee on postprandial glucose and insulin concentrations; a randomized, controlled, clinical trial. Metabolism 2013 Aug;62(8):1099-1106.

[35] Vergauwen L, Hespel P, Richter EA. Adenosine receptors mediate synergistic stimulation of glucose uptake and transport by insulin and by contractions in rat skeletal muscle. J Clin Invest 1994;93:974–81.

[36] Lovallo WR, Al’Absi M, Blick K, et al. Stress-like adrenocorti- cotropin responses to caffeine in young healthy men. Pharmacol Biochem Behav 1996;55:365–9.

[37] Robertson D, Wade D, Workman R, et al. Tolerance to the humoral and hemodynamic effects of caffeine in man. J Clin Invest 1981;67:1111–7.

[38] Kulkarni SS, Salehzadeh F, Fritz T, et al. Mitochondrial regulators of fatty acid metabolism reflect metabolic dys- function in type 2 diabetes mellitus. Metabolism 2012;61: 175–85.

[39] Rasmussen BB, Brix TH, Kyvik KO, et al. The interindividual differences in the 3-demthylation of caffeine alias CYP1A2 is determined by both genetic and environmental factors. Pharmacogenetics 2002;12:473–8.

[40] Kamimori GH, Somani SM, Knowlton RG, et al. The effects of obesity and exercise on the pharmacokinetics of caffeine in lean and obese volunteers. Eur J Clin Pharmacol 1987;31: 595–600.

  • 0
  • 78